¿Sufres de insuficiencia venosa crónica?

¡Feliz entrada de año a todos, amigos y amigas!

En este nuevo post vamos a hablar sobre la insuficiencia venosa crónica. Su nombre puede resultar un poco confuso, por lo cual empezaremos explicando de una manera sencilla y clara sobre que trata esta dolencia.

¿Qué es la insuficiencia venosa crónica?

Es la incapacidad de las venas para realizar la adecuada vuelta de la sangre al corazón, lo cual provoca la acumulación de la sangre en las venas. Mayormente se produce en las piernas, dando lugar a diferentes síntomas y problemas.

Cómo muchos de vosotros ya sabréis, las venas y arterias juegan un papel fundamental en el funcionamiento de nuestro sistema circulatorio: son las encargadas de transportar la sangre desde el corazón a todo el cuerpo en dos direcciones. Desde el órgano a las diferentes partes del organismo (arterias) y a la inversa (venas). Las paredes de las venas tienen unas válvulas diminutas que se abren y se cierran, y sirven para ayudar a controlar la presión y el flujo de la sangre, facilitando su adecuada vuelta al corazón.

En el caso de las piernas, existen fundamentalmente dos sistemas que permiten que la sangre venza la fuerza de la gravedad y vuelva al corazón:

  • Las válvulas que existen en las paredes de las venas. Solo tienen un movimiento unidireccional ascendente hacia el corazón, lo cual permite el flujo.

  • Bomba muscular. Las venas de las extremidades inferiores se encuentran situadas entre los músculos, por eso, con cada paso que damos, se produce una contracción muscular que exprime las venas y permite el flujo ascendente de la sangre. Este es el motivo por el cual se aconseja andar o realizar ejercicio físico para favorecer la circulación.

Sin embargo, cuando las venas de las piernas pierden elasticidad se dilatan, y provocan que las mencionadas válvulas estén muy separadas unas de otras y no cierren bien. Como consecuencia, la sangre, atraída por la fuerza de la gravedad, se acumula en las piernas, produciendo la insuficiencia venosa crónica, las principales manifestaciones de la cual son las varices y las piernas cansadas.

El sedentarismo y la falta de ejercicio también pueden predisponer al desarrollo de esta patología, dado que la bomba muscular no se activa.

¿Qué personas son más propensas a sufrirla?

Los síntomas de la IVC afectan el 30% de los adultos españoles. Así pues, en nuestro país la sufren cerca de 15 millones de personas, de las cuales se estima que un 60% de los casos no están diagnosticados.

En general, puede afirmarse que es más frecuente en mujeres a partir de los 35 y 40 años debido a una predisposición hormonal, y su prevalencia aumenta con los embarazos y con la edad (a partir de los 50 años, la mitad de la población la sufre). Sin embargo, cada vez afecta pacientes más jóvenes, debiéndose principalmente al hecho de que ésta patología tiene mucho que ver con el estilo de vida.

En muchas ocasiones, el mismo paciente infravalora esta dolencia, pero si bien es cierto que habitualmente no representa un problema grave para la salud, disminuye severamente la calidad de vida personal y laboral de las personas que la sufren y supone un problema sanitario de primera magnitud.

Resulta fundamental prevenirla y tratarla lo antes posible. Si sufres algunos de estos síntomas, no dudes en acercarte a nuestra farmacia, ¡te aconsejaremos sin ningún tipo de compromiso!

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

VISÍTANOS
Calle Pirita, 12

Puerto de la Torre
Málaga

LLÁMANOS
T:952.10.05.40

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Wix Google+ page
  • Instagram Social Icon

622.607.800